Juego de Tronos y la movida commons

Cuando alguien escriba la historia de los colectivos y los espacios de coworking madrileños en clave de Juego de Tronos nos divertiremos más.

Será una lucha por el poder en una país implacable donde la más zorra es rubia y vive perpetuamente con una mueca indescifrable en la boca entre la sonrisa irónica hacia sus enemigos y la cara de asco hacia sus súbditos.

Madrid será el mundo (civilizado (urbanizado)) entero. Madrid será el reino en liza y el trono estará tallado en madera pobre de encofrado.

Una familia unida se dispersará por el territorio en búsqueda del palet perfecto. Sembrará el camino (los caminos) de alianzas y desencuentros con otras familias. Muchas de ellas también en búsqueda del palet perfecto. Sólo hay uno.

Se combatirá por cada puñado de tierra con sierras de calar y pistolas de clavos. La muerte acechará en forma de tornillo autotaladrante. La vacuna antitetánica tornará moneda de curso legal.

Una camarilla de intelectuales conspirará desde la corte diseñando metodologías y creando un vocabulario nuevo que mude la cara e inunde de inseguridad al más ingenuo.

Debido a un pequeño cambio geográfico el Norte no estará al norte sino al este y al sur. Y el Muro no será un muro sino una comunidad autónoma, poblada a partes iguales por gente noble y por borderlines. Más allá, parajes de clima inhóspito dominados por la barbarie de la construcción y por seres extraños e inquietantes. El Levante, Andalucía: la periferia.

Una estrella del pop de cintura fina cruzará el paisaje transversalmente representando a un pueblo que no le pertenece.

Los comerciantes lo reinventarán todo a fuerza de cambiarle el nombre. Sus palacios se sostendrán en columnas esbeltas de hierro forjado que impedirán ver lo que hay detrás. Normalmente una columna oculta otra columna que oculta otra columna que.

Las tardes de domingo todos ellos se reunirán ociosos con sus mejores ropas en solares abandonados. Se competirá sobre dónde y cómo sentarse; el espectáculo estará en las gradas; el público, en el campo comentando las jugadas. Se debatirá sin propósitos, solo por el simple hecho. Vamos, una locura.

Si no tienes pelos en la cara será porque eres una mujer o un eunuco.

Como decía al principio alguien escribirá un día esta historia. Y quizá sea yo y quizá no nos divirtamos tanto.

Aunque, eso sí, nos reiremos un rato. XD

___

Bibliografía: La Bilis de la Cocina.

Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: